Los comportamientos repetitivos más típicos son:

  1. Paseos por el box y «Baile del oso»
  2. Tragar aire apoyándose en algo o sin hacerlo
  3. Comer madera

Siempre se ha dicho que las causas de estos comportamientos son estados emocionales como, aburrimiento, frustración, o temperamento pobre, pero ahora se sabe que existen causas específicas para cada «vicio» concreto.

Las reseñas científicas sugieren que el castigo o la prevención física del comportamiento es generalmente perjudicial para el bienestar del caballo. Y que la intervención rápida e inmediata es lo que nos lleva a corregir el comportamiento, ya que con el tiempo se desarrollan cambios a nivel neurológico y cognitivo de forma que el problema no responderá a la intervención ambiental.

 FACTORES DE RIESGO GENERALES
  1. Común en ciertas líneas familiares, no significa que los comportamientos sean hereditarios, pero que existe un componente hereditario.
  2. La dieta y el régimen de alimentación: poca cantidad y poca frecuencia de forraje aumenta el riesgo del problema.
  3. Factores  estresantes, como un reducido contacto social con otros caballos, poco tiempo al aire libre, desequilibrio entre ejercicio y dieta.
  4. No hay evidencias que estos comportamientos sean copiados, y que un caballo no predispuesto copie a otro que tenga el «vicio».

El control de los factores de riesgo es muy importante para poder determinar la causa en los caballos con estos problemas.

 FACTORES DE RIESGO ESPECÍFICOS
1. Paseos por el box y «Baile del oso»
  • Aislamiento social, más frecuente en caballos sin contacto visual y táctil con otros caballos.
  • Falta de alimento durante periodos prolongados, para esto puede ayudar el repartir el alimento por el box y no dejarlo todo en el mismo sitio.
  • Más común en caballos que viven en un espacio muy pequeño.

 

Controlando estos factores de riesgo se puede prevenir la aparición de estos «vicios», pero una vez que aparecen no son suficientes para manejar el problema.

  • Los dos comportamientos expresan un comportamiento de frustración referente a su aparato locomotor. Asociado a caballos muy activos, que se utilizaban para realizar algún deporte y ahora tienen un ejercicio restringido o están confinados en un recinto pequeño.
  • Se asocian a algún evento que hace que el caballo se agite, como justo antes de darle su comida o justo ante de sacarlo a pasear. Asociado a rutinas muy marcadas.
  • No está asociado con aburrimiento.
  • Relacionándolo con su genética, por ejemplo, los paseos por el box es un comportamiento más común en caballos Árabes que el «baile del oso».
  • No predispone a cojeras.
2. Tragar aire

La alimentación con concentrados y pocas cantidades de forraje, sobre todo a la hora del destete, ya que una de las edades de riesgo de este «vicio» es a las 20 semanas de vida.

  • Atención a la alimentación previa al destete.
  • Minimizar el uso de alimentos ricos en almidón y concentrados muy dulces.
  • Suplementar con antiácidos.

 

Bloquear el comportamiento puede provocar un estrés permanente, con niveles de cortisol en sangre elevados, por lo que es preferible dejar al caballo con su «vicio» pero en un entorno adecuado.

  • Este comportamiento se asocia a frustración en relación a su manejo nutricional.
  • Los caballos libres en el pasto también pueden manifestar este comportamiento, porque aún eliminando la causa, el «vicio» ya esta establecido previamente o porque podría haber en el entorno factores que mantengan su frustración alimentaria.
  • No intentar bloquear el comportamiento con collares o quirúrgicamente ya que estas acciones no van encaminadas a solucionar la causa subyacente del problema.
  • La acupuntura se usa en el manejo de este «vicio» con éxito en 2/3 de los caballos.
  • Este «vicio» ocasionalmente conduce a complicaciones médicas.
 3. Comer madera
  • No es un estereotipo típico como los otros descritos.
  • Se ve frecuentemente en caballos que viven al aire libre.
  • Puede ser producido por una falta de contenido intestinal.
  • La incidencia es baja en caballos con raciones de fibra elevadas.
  • Se dice que los caballos que comen madera tienden a tragar aire posteriormente.
  • No está relacionado con el entorno de su cuadra.