Piti es una potrita de 3 días a la que su madre y otro caballo le pegan al nacer y sus propietarios deciden criarla a biberón. De la paliza que le dieron tiene multiples abscesos en las tablas del cuello y laceraciones a nivel del corvejón. Al principio come poco y orina poco, entonces el ombligo parece que está seco, pero a los pocos días se ve que orina por él.

Esto se conoce como «uraco persistente»: en el feto, la vejiga se conecta al alantoides mediante una estructura tubular denominada uraco, que suele cerrarse en el nacimiento. Si el uraco permanece permeable la orina es descargada a través del ombligo. Esta anomalía predispone a inflamación, infección y desarrollo de quistes. El tratamiento original es quirúrgico ligando el uraco, en su salida umbilical y en la vejiga, y resecándolo junto a las  estructuras quísticas que puedan existir.

Diagnóstico:

Principalmente se valora que la articulación no esté afectada. Que no lo está
Se hace una ecografía para valorar la vena y las arterias umbilicales. Que no presentan nada patológico.

Tratamiento:

Para las laceraciones: a base de desinfecciones, antibióticos, y antiinflamatorios hasta que el problema del cuello y extremidad están recuperados.
Para el uraco: acupuntura. Se hace un diagnóstico según la Medicina Tradicional China.
Deficiencia de Jing, deficiencia de Yin, deficiencia Qi de riñón.
El tratamiento consistió en tonificar Jing prenatal y postnatal, Qi, y el Yin de riñón.